La mayoría de las personas se sorprenden al saber que las familias adultas ensambladas (aquellas que se forman en la segunda mitad de la vida e incluyen hijastros adultos) tienen tantas transiciones como las familias ensambladas con niños más pequeños. Algunos de los problemas de transición son diferentes, pero muchos son iguales.

Lorain escribió preguntando cómo podría fortalecer su relación con sus hijastros de 19, 24 y 26 años. “Tenía 49 años cuando me casé por primera vez; mi esposo tenía 55 años. Su primera esposa murió un par de años antes de que nos conociéramos. Mi esposo mantuvo a sus hijos al día sobre nuestra relación y las cosas fueron bastante civilizadas hasta que nos casamos. Su hija mayor lloró en voz alta durante toda la ceremonia de la boda. Unos meses después, uno de los niños preguntó cómo estaba estructurado el testamento de mi esposo, dando a entender que yo no debería obtener nada. A partir de ahí, las cosas han seguido yendo cuesta abajo en forma acelerada.”

La experiencia de Lorain no es infrecuente, ni su suposición idealista de que los niños adultos en familias de adultos no se verán afectados por la dinámica de pérdida y lealtad. Afortunadamente, los hijos adultos y los padrastros no tienen las mismas luchas de poder que experimentan las familias reconstituidas más jóvenes. Eso se debe a que el padrastro o la madrastra no está obligando a los niños a recoger sus calcetines o elegir mejores amigos.

Pero los hijastros adultos y los padrastros mayores todavía tienen muchas complicaciones emocionales que resolver. A menudo se sienten amenazados el uno por el otro y sobre cómo el nuevo matrimonio afectará las relaciones familiares. Lograr la paz requiere esfuerzo de ambos lados.

La nueva pareja

Cuando el hijo de 35 años de Daniel le dijo que “sólo quería que fuera feliz”, el viudo asumió que su hijo le estaba dando permiso para volverse a casar. No era así. Lo que el hijo quiso decir fue: “Espero que la memoria de mamá te mantenga feliz”. Daniel asumió que tenía la bendición de su hijo y se casó. La pérdida de contacto con su hijo lo alertó del problema que tenía a la mano.

Como padre mayor y padrastro, debes darte cuenta de que los hijastros adultos, a pesar de su edad, con frecuencia se sienten:

  • Temerosos de ser abandonados o aislados del único progenitor que les queda. Desafortunadamente, ya han experimentado el duelo en una forma muy real y tu matrimonio puede renovar o intensificar esta tristeza.
  • Leales a su familia original. Mantener una fuerte identidad familiar es importante para los hijos adultos. Aceptar a un padrastro/madrastra significa que los lazos familiares establecidos, las fiestas y celebraciones familiares especiales deben flexibilizarse para dejar espacio a los recién llegados. Esto no es fácil y, francamente, duele. Por favor, no lo tomes como algo personal, no se trata realmente de ti. Se trata de un hogar que ya no se siente propio.
  • Desleales hacia el padre divorciado o fallecido y culpables de dejar entrar al padrastro/madrastra.
  • Celosos y reemplazados por la nueva pareja de su padre/madre. Puede que hayan sido la “niña de los ojos de su padre/madre”, pero ahora el padrastro/madrastra tiene la llave del corazón del padre/la madre (así como su tiempo y su energía).
  • Preocupados por las finanzas familiares. Las complicaciones financieras son comunes y deben abordarse. Los hijastros adultos tienen derecho a saber cómo se administrará la herencia de su familia (esto no es “avaricia”), y tú debes ser proactivo al abordar estos asuntos con ellos para que sus temores se puedan sanar.
  • Resentidos de que sus hijos (tus nietos) no reciban tanto tiempo y energía de ti como se esperaba. Si uno de los padres de un hijo adulto ha muerto, es común que el hijo adulto invierta mucho en querer que sus hijos pasen tiempo con el abuelo restante. Tu matrimonio es una amenaza para esto, y crea otra pérdida para todos.

Como nueva pareja, ustedes deben tener paciencia y comprensión para con estas emociones fuertes. No te ofendas por ellos. Cuando te enfrentes con respuestas difíciles de niños adultos, asume una posición humilde y escucha sus temores y preocupaciones. Acéptalos donde están y trata de responder a sus necesidades de información (especialmente sobre asuntos financieros), contacto emocional y tiempo mientras se adaptan a otra transición familiar que no buscaron.

Hijastros adultos

Es importante comenzar por reconocer tus propias emociones profundas acerca del nuevo matrimonio de tu padre/madre. Los sentimientos mencionados anteriormente son muy comunes; Si no te responsabilizas y tomas cargo de ellos, pueden llevarte a apartarte, a la crítica o a un comportamiento hiriente.

Sin lugar a dudas, el nuevo matrimonio de un padre se propaga a través de las generaciones de su familia. Podría tomarte mucho tiempo abrir tu corazón a un padrastro y su familia extendida. No te sientas obligado a sentir amor por ellos, sino que esfuérzate por actuar de manera amorosa. Resiste el impulso de apartarte con ira o juzgando.

Finalmente, asegúrate de reconocer que tus padres tienen necesidades y deseos legítimos que incluyen buscar el cortejo o una pareja matrimonial. Hacerlo no disminuye la importancia de tu otro padre, su historial familiar o su relación contigo.  

Animo encarecidamente tanto a los hijastros adultos como a la nueva pareja a que se eduquen sobre la vida en una familia reconstituida. Hay un laberinto de transiciones emocionales y prácticas para enfrentar que requiere de la comprensión y el esfuerzo de ambas generaciones. Pero puede hacerse. Eso es lo hermoso del amor: ¡siempre hay espacio para uno más!

© 2009 por Ron Deal. Todos los derechos reservados. Usado con permiso.

Volver arriba